Arte  | 

Gerardo Feldstein

Expresión corporal

Pintor devenido en escultor y objetualista, Gerardo Feldstein comenzó a incursionar en nuevas disciplinas artísticas a partir de los años 90 incorporando el volumen a su obra y dando lugar a sus  trabajos más característicos. En estos objetos e instalaciones, Feldstein nos brinda un interesante contrapunto entre el surrealismo de sus imágenes y el hiperrealismo de su técnica.

Estos seres suelen encontrarse fragmentados siendo notoria la ausencia de su cabeza, especialmente la de su cara. Los personajes sobrepasan el espacio de representación para adentrarse en nuestro mundo y confundirse en él gracias a los efectos de su tratamiento hiperrealista.

Desconocemos sus gestos, sus rostros, sólo nos queda su expresión corporal que nunca es poca, ya que los vemos contorsionarse, adoptar las posturas más insólitas, achicarse o alcanzar dimensiones desproporcionadas. Esta falta de gestualidad y expresión facial lleva consigo las implicancias que tiene la cabeza por ser el soporte de nuestro órgano del pensamiento. El gesto corporal aparece siempre sobrevaluado por encima de la conciencia, de la inteligencia y del aspecto racional. El que reina y decide en este campo de simulacros es el sentimiento, así como los impulsos que llevan al hombre a actuar sin pensar en las consecuencias de sus actos, inducidos por las circunstancias que lo rodean y exceden.

Sus figuras irónicas  recuerdan a la dramaturgia grotesca en la contradicción de emociones que producen las obras, ya que en una primera aproximación, nos resultan divertidas y graciosas, pero luego de un rato captamos un trasfondo amargo que las atraviesa y que se filtra en nuestra percepción.

Feldstein también realiza dibujos, pero nada de echar mano a materiales convencionales para realizarlos, sino que los lleva a cabo con alambres y varillas de hierro delineando los contornos de las siluetas que protagonizan estas obras.

De la misma manera que sus personajes escapan a los marcos establecidos que deberían contenerlos, sus instalaciones salen de los espacios artísticos habituales para ser expuestos en algunos casos en la vía pública. Con una enriquecida trayectoria, sus exposiciones, tanto individuales como colectivas, se multiplicaron en los últimos años convirtiéndolo en un artista argentino reconocido a nivel internacional; ha realizado muestras en países como Corea, Alemania, Ecuador y Canadá.