Arte  |  por Shamina de Gonzaga

Orgánico

Proyecto Antártida

Otros mundos, o nuestro mundo, viendo la realidad a través de lentes de una fantasía orgánica.

Los coloquios sobre el cambio climático y las fronteras planetarias, los debates sobre cómo atribuir culpas por los desastres naturales o asumir responsabilidades de adaptación a nuevas realidades de nuestro medio ambiente pueden permanecer dentro de confines polarizados de gobiernos, activistas o grupos de interés.

“¿Es esto real?”. Aun cuando podamos saber que todos nosotros podemos sufrir el impacto del aumento en los niveles del mar y muchas otras consecuencias del cambio climático, para muchos de nosotros, cuando oímos un diagnóstico devastador, nos puede resultar difícil entender, quizás sea más fácil pretender que no pasa nada.

Dado que aparentemente nuestro estilo de vida está relacionado con una situación que para muchos está en el punto de no retorno, tal vez no sorprende que varios comentarios caigan en saco roto, en tanto nos convertimos en espectadores pasivos, participantes poco dispuestos, incluso involuntarios, simultáneamente víctimas y agentes de problemas que parecen estar más allá de nuestra posibilidad de solucionarlos.

Con el Proyecto Orgánico, Andrea Juan acorta la distancia física y conceptual que separa a muchos seres humanos de la Antártida y sus glaciares derretidos, e insinúa un nuevo mundo. Utilizando algunos de los productos que caracterizan nuestra “civilización” (tecnología, materiales sintéticos), ella los transforma en un hilo conductor que nos lleva al estado de naturaleza que muchos de nosotros hemos olvidado o, en algunos casos, hemos preferido olvidar.

¿Qué rol tiene que jugar un espíritu creativo como Andrea Juan en un laboratorio antártico universal a cielo abierto monitoreado por gobiernos y expertos científicos? A lo largo de su trayectoria artística acompañando a científicos internacionales, Andrea ha presenciado directamente cómo sus incansables investigaciones suelen reflejar nuevas comprensiones que implican lo poco que supimos, y nos alienta a cuestionarnos sobre cuánto queda por aprender.

Al introducir elementos que son familiares en nuestra vida cotidiana como consumidores y creadores, a través del trabajo de Andrea, nos volvemos parte de un viaje poético. Tul fucsia sobre hielo derretido en el extremo sur del planeta… otra vez la pregunta: “¿Es esto real?”.

Llamando nuestra curiosidad y sentido de asombro, los colores vibrantes y las combinaciones inesperadas instalan un tipo diferente de escenario, en el cual los actores no se limitan a los expertos de la comunidad científica y donde comienzan a surgir posibilidades impensadas.

Interrogada acerca de cómo evolucionó su perspectiva durante la última década, Andrea afirmó que inicialmente, los proyectos se habían basado en situaciones de cambio, como un tipo de denuncia o reflexión sobre los cambios climáticos que estaban produciéndose, pero que a lo largo de los años, fueron apareciendo otras situaciones positivas que la llevaron a buscar soluciones a los problemas… “No se trata de negar lo que está pasando, sino más bien formular una situación positiva en vez de una catastrófica.”.

“Cuando uno lee las estadísticas –agregó– hay números que proporcionan información más exacta y confiable, pero también un enfoque más frío… Con imágenes la sensibilidad comienza a fluir de manera distinta, el trabajo trasciende la razón, penetra en el alma y ahí es donde sucede el cambio.”.

Así como las “nuevas” especies se descubren con la desaparición de la barrera de hielo, también nuestra capacidad de imaginar y producir transformaciones positivas puede ser llevada a la superficie.

Shamina de Gonzaga

Es Directora Ejecutiva de la organización no gubernamental World Council of
Peoples for the United Nations
(Consejo Mundial de Pueblos para las Naciones Unidas, WCPUN por su sigla en inglés), Redactora en jefe de Centerpoint
Now
, una publicación del WCPUN y co-fundadora de What Moves You?, un medio educativo y colaborativo. Como representante de numerosas ONG desde 1996, trabajó como Asesora Especial sobre relaciones con las ONG en la Oficina del Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas y presidió la 61era Conferencia Anual de las ONG sobre el tema “Reafirmar los Derechos Humanos para Todos: La Declaración Universal a los 60 años”, (UNESCO, París).