Emprendimientos  |  La Lucila

Barlovento Towers

Sobresaliente en diseño y calidad

A cargo del estudio internacional RDR Arquitectos, este desarrollo con vistas al río, en La Lucila, establece parámetros inéditos en el mercado local para responder a una demanda tan precisa como exigente. Charla con los arquitectos.

Cuando el escenario del Real Estate en el corredor de la avenida del Libertador de zona norte parecía agotarse entre desarrollos oportunistas y otros de relieve, pero con pocas novedades, surge allí mismo Barlovento Towers, un emprendimiento residencial del Grupo TSF, nacido para establecer un nuevo canon en el exclusivo y acotado segmento de las torres de departamentos con vista al río.

El desarrollo consiste en dos torres de 15 pisos, con un total de apenas 64 departamentos, lo que habla de espaciosidad y privacidad, aspectos indispensables para un proyecto premium de su tipo: las superficies de las unidades residenciales van de los 68 m2 para las de un dormitorio, hasta los 400 m2 para los penthouse con 3 dormitorios, escritorio y sector de servicio.

En tanto la ubicación privilegiada (Av. del Libertador al 4000, en La Lucila) se conjuga nada menos que con un diseño de categoría internacional, responsabilidad del estudio suizo Richter-Dahl Rocha & Associés architectes (ver apartado).

Como es de esperarse, el desarrollo contempla la aplicación efectiva de conceptos constructivos y de sustentabilidad de primer orden, incluyendo amenities orientados al bienestar y pensados para su efectivo uso.

Bricks estuvo con dos de los hacedores del despojado y elegante diseño de Barlovento Towers, los arquitectos Hilario Dahl Rocha (hijo de uno de los fundadores del estudio, Ignacio Dahl Rocha, y responsable del proyecto desde Suiza) y Facundo Morando (uno de los socios de la división argentina del estudio). La idea fue conocer de cerca algunos de los pormenores de un proyecto con enorme jerarquía, que ya está en marcha y que cuando esté culminado, dentro de tres años, marcará sin dudas un antes y después en la zona. 

¿Cómo surgió la participación del estudio?

Hilario Dahl Rocha: Teníamos una relación personal previa con varios de los integrantes de la desarrolladora y siempre evaluábamos plasmar un proyecto profesional. Esas conversaciones derivaron en que nos propusieron formar parte de este desarrollo, con lo que parte del anteproyecto se realizó en Suiza; luego el diseño lo manejamos entre Ignacio, Facundo y yo. Un laburo colectivo de los tres, con muchas idas y vueltas. Los croquis atravesaron el Atlántico varias veces, fue muy estimulante.

¿Podría decirse que el diseño se realizó entre Suiza y la Argentina?

HDR: Si bien el estudio trabaja de manera independiente en cada país, siempre hay un ida y vuelta. Barlovento justamente nace de una dinámica en la que se potencia el intercambio entre los equipos suizos y argentinos, de manera que proyectos que se gestan en uno u otro país se trabajan también a distancia. Se produce así un enriquecedor intercambio cultural y, principalmente, del conocimiento del oficio de arquitectura, permitiendo que argentinos trabajen en proyectos en suiza y viceversa.

Facundo Morando: El trabajo con Suiza siempre enriquece los procesos. Son colaboraciones muy complementarias, sin obstáculos. Siento que hay un gran aporte al proyecto desde Suiza, que entiende muy bien y se adapta a las necesidades de construir en la Argentina. Ahora estamos en una fase más avanzada en que el equipo argentino toma las riendas, mientras que Hilario viene al país cada tres meses para hacer los aportes europeos personalmente.

Las dos torres no guardan la misma morfología ni están dispuestas simétricamente. Es como que tienen un ritmo particular, ¿cómo se dio ese diseño?

HDR: Si bien el desarrollo está situado en un lugar privilegiado, había que optimizar el perímetro de la parcela que teníamos. Así se llegó a un triángulo y a un trapecio, fisonomías que nos llevaron a pensar en barcos avanzando (de ahí el nombre del emprendimiento), lo que nos pareció algo muy interesante desde lo expresivo. Lo náutico también tiene que ver con la inspiración en camarotes detrás de la cubierta, que vendrían a ser los enormes balcones terraza, los cuales por sus dimensiones son casi un ambiente más.

FM: Ese trabajar respetando los retiros definió la morfología de las dos torres. Estas debían relacionarse entre sí y generar un proyecto único. Para eso nos propusimos estudiar la planta y orientar las unidades para lograr que todas tengan vistas panorámicas al río y que a su vez cuenten con mucha luz natural.

¿Y en cuanto a estilo arquitectónico?

FM: El lenguaje general del desarrollo se estableció de adentro hacia afuera, debiendo reconocer dónde era importante abrir completamente las vistas y dónde se necesitaba generar, a través de canteros, cierta privacidad a los dormitorios o a los sectores más expuestos. Hacia Libertador era necesario generar una propuesta que fuera consciente de la velocidad de la avenida. Una fachada verde con celosías otorga privacidad a las unidades bajas sobre Libertador; en tanto que el jardín vertical rompe el carácter comercial con cartelería o edificios de courtain wall.

HDR: De esa manera, los jardines verticales que coronan los penthouse y los laterales bajos de la fachada chica que dan a la vereda (donde a su vez desaparecen los balcones) hacen que el desarrollo sea más amigable con el entorno, dando a su vez un gesto arquitectónico muy divertido.

Por otra parte, al buscar que nuestra arquitectura corresponda al lugar, a la función que nos pedían, debimos hacer foco en la materialidad. Esto nos impone hacer diseño y calidad con los recursos y las posibilidades constructivas del país en su máxima expresión. Entonces el objetivo es exprimir al máximo lo que nos da el hormigón. Por ejemplo, en el contraste del hormigón gris con los canteros, que son un poco más claros. También, hormigón con distintas texturas a través de las diferentes maneras de usarlo, con encofrados para generar un estriado. Todo esto en paneles metálicos para cuidar al máximo la calidad de ese hormigón.

FM: El hormigón nos brindó una paleta sencilla, pero muy rica, que adquiere calidez del color bronce oscuro de las carpinterías, las barandas y el cielo raso del hall de acceso, por caso.

¿Por dónde pasan los aspectos de sustentabilidad que dan carácter a Barlovento?

HDR: Están los jardines verticales, pero verifican en otras cuestiones como la climatización. Esta se despliega mediante sistemas activos, en este caso losa radiante a partir de calefacción por una caldera alimentada por pellets, que es uno de los sistemas menos agresivos para el medioambiente. Pero también están los sistemas pasivos, que tienen que ver con la orientación edilicia en relación con el sol. En este caso, en el norte se está menos expuesto al sol, con menos aperturas y menos vidrios, para reducir los gastos de refrigeración. Logramos un buen equilibrio entre la superficie de apertura de entrada de luz entre el norte y el sur.

¿El proyecto está teniendo una gran aceptación por el público, cuál creen que es la principal razón de ello?

HDR: Se suman muchas cosas, pero lo más importante tiene que ver con lograr lo que nos vamos proponiendo. Somos muy exigentes con nosotros mismos, pero también tenemos un nivel de exigencia alta, que se da a partir de un entendimiento y puesta en común con el desarrollador. Todos los que participamos tenemos una relación muy fluida y de confianza. El resultado tiene que ver con eso.

FM: Los desarrolladores son amigos, y de nuestra generación, rondando los cuarenta años. Con ellos tenemos la intención de hacer las cosas bien y generar un diferencial en el mercado local. Entonces, si bien los aspectos formales de relieve abundan, trabajar todas las partes en una misma frecuencia resulta indispensable para proyectos de esta calidad. Y eso se percibe.

Las unidades residenciales contarán con un sistema de control de dispositivos inteligentes por medio de una APP. Mediante esta los habitantes podrán operar de manera remota el control del clima, la apertura y cierre de puertas, además de monitorear las cámaras y gestionar reservas de espacios comunes.

Amenities
Terraza
  • Roof Top lounge con cocina y parrilla

  • Gimnasio con área cardio

  • Sauna

  • Vestuarios

  • Sala de yoga in/out

  • Piscina climatizada con solárium en cada torre

  • Living open air

RDR

Creado por Ignacio Dahl Rocha y Jacques Richter, socios fundadores de Richter-Dahl Rocha & Associés architectes en Lausanne (Suiza) junto a Bruno Emmer y Bárbara Moyano Gacitúa, el estudio RDR Arquitectos funciona desde 2005 a la fecha en la Ciudad de Buenos Aires. En 2009 Facundo Morando se integra a la sociedad.

Desde sus comienzos, RDR tiene como meta ofrecer la experiencia y la calidad de los servicios del estudio suizo en la Argentina, con la ventaja de poder realizarlo con el equipo de veinte profesionales que se desempeñan en Buenos Aires. El trabajo del grupo es reconocido internacionalmente por asociar lo creativo y lo profesional con un alto nivel de exigencia, abarcando los campos de la arquitectura, el urbanismo y el diseño.

Obras destacadas

Renovación de la sede mundial de Nestlé, de los 50; anexo para comedor y fitness. École Polytechnique Federal de Lausanne. Morro Chico, Palacio Paz, Auditorio Universidad Di Tella. 

Amenities
Planta Baja
  • Juegos infantiles

  • Jardínes

Amenities
Primer subsuelo
  • Business center con sala privada

Hacé tu consulta

Nombre

E-Mail

Teléfono

Consulta