Estudios  | 

Bórmida & Yanzón

Arquitectura del elixir

Al pie de Los Andes, los viñedos mendocinos se redefinen también como escenarios de turismo y sociabilidad. Una producción sofisticada que tiene como correlato una fisonomía de enorme atractivo.

Tal fenómeno no es nuevo, data de cuando los vinos de Cuyo dejaron de apuntar a la cantidad y se orientaron a una calidad que, desde hace algunas décadas, tiene reconocimiento mundial. Podría decirse que a fines de los años ochenta comenzó una mutación hacia producciones de vino cada vez más depuradas, las cuales hoy se encuentran en un más que interesante estado de maduración. Y, de alguna manera, ese proceso ha sido acompañado por construcciones con singularidad definida, con el estudio Bórmida & Yanzón Arquitectos como uno de sus estandartes.

Eliana Bórmida, fundadora del estudio, brinda su testimonio para dar con los aspectos más sustanciosos de una impronta nacida en 1972 con un porfolio de más de treinta proyectos vitivinícolas y turísticos de prestigio. Residencias y espacios agroindustriales hasta resorts y hoteles con la tutela de las principales bodegas del país.

Si hubiera un proyecto paradigmático de las nuevas tendencias que relacionan altos vinos con idéntica arquitectura, ese sería The Vines Resort & Spa. Un emprendimiento que el estudio hizo realidad en 2014 a partir de un esquema particular: un grupo inversor que comparte la propiedad de las parcelas de los viñedos, lo mismo que el expertise de ingenieros agrónomos y enólogos, quienes los asesoran para la producción de vinos propios. Así, el esquema puede albergar tanto a los huéspedes ocasionales que eligen un hotel sofisticado, como a residencias temporarias para los propietarios. Un proyecto, que como otros del estudio, surgió a partir de una “arquitectura del paisaje” dentro de una tipología abierta donde se relacionan viñedos, edificio principal con servicios, bar, cava y restaurante.

Este esquema de desarrollo, ¿es el que impera actualmente?

Está, pero nunca dejamos de encarar proyectos más tradicionales, sean agroindustriales o residenciales. Ahora, por ejemplo, estamos llevando adelante tres casas particulares en barrios privados en Valle de Uco para clientes extranjeros, dos de Estados Unidos y uno de Brasil, pero todos con la misma impronta que tiene relación con un entorno único y muy particular.   

¿Cuál es el requerimiento estético de los clientes por estos tiempos?

Siempre buscan una fisonomía moderna. Puede ser algo más complejo, con estructuras de hormigón armado, pigmentados, grandes vidrios. Con espacios bastante más grandes que alternan con otros intermedios, donde se interrelacionan luz y sombra. A su vez, como en Mendoza hay muchísimo sol en el verano, muchos buscan que haya brisas; entonces, proponemos grandes galerías abiertas. Por otro lado, muchas veces, al provenir los clientes de grandes urbes, apuestan por algo más sencillo, más artesanal, en contacto con la naturaleza, donde se conjuguen la tierra, el sol, la sombra a partir de una casa pegada al suelo; donde no falten la piedra, las cañas, la madera.

Cuando Eliana habla en plural es consistente con su manera de trabajar en equipo: “Al estudio lo fundamos con mi exesposo, Mario Yanzón, con quien continuamos trabajando. También está nuestra hija, Luisa, que se encarga de todo lo que tiene que ver con interiorismo. Y hay unos diez arquitectos más –agrega– que intervienen según la cantidad de obras, la complejidad y la ubicación de estas. En los proyectos, vamos interactuando juntos. También tenemos otros equipos de trabajo compuestos por ingenieros agrónomos, asesores, paisajistas”.

¿Cómo es la participación de los ingenieros agrónomos cuando se trata de emprendimientos agrovitivinícolas? 

Hay muchas maneras de desarrollar una bodega. Enológicamente, uno siempre tiene que trabajar con ellos que son los que entienden la cantidad de cosechas que va a haber y todos los movimientos relacionados con el agro. La recepción de una vendimia y el almacenamiento en cámaras frigoríficas; o los tamaños y cantidades de tanques necesarios.

También hay aspectos relacionados directamente con la enología como, después de haber comenzado la fermentación, la serie de pasos que tienen lugar en distintas partes de los establecimientos. Ciertas variantes de acuerdo con el  tipo de vino que se desea hacer.

¿Podría decirse que en esta relación entre el terroir y sus construcciones surgió a través del tiempo un perfil arquitectónico bien definido?

Sin dudas hay una historia vitivinícola que ha mutado y con ella la manera de construir. Una historia que nació como algo rudimentario en la época de la Colonia; luego se instalaron los inmigrantes italianos a comienzos del siglo XX con bodegas enormes de estilo italianizante. Desde mediados del siglo XX hasta los años 80, 85 hubo galpones, no importaba que hubiera una buena construcción ni los detalles. Después, con el surgimiento de los vinos argentinos de alta gama, comenzamos a tener mucha participación como estudio para los bodegueros. Nos pedían que hiciéramos bodegas para recibir visitantes apelando a la sociabilidad. A la par, la manera de hacer vino cambió bastante. Entonces empezamos a imaginar cómo podían ser las bodegas contemporáneas adaptadas al clima, a la naturaleza y a la morfología del lugar. Acá hay muchísimo sol y eso nos impone trabajar con los claroscuros, las semisombras, con muros que deben ser gruesos para brindar resistencia térmica. Además, debían ser edificios muy sustentables climática y económicamente porque ocupan terrenos muy grandes. A su vez, las edificaciones debían ser muy racionales, pero al mismo tiempo con gracia arquitectónica y trabajo volumétrico. Son muy grandes las bodegas, por lo tanto se aprovecha para hacer juegos espaciales y a escala que dan como resultado una arquitectura vivencial, en relación directa con el paisaje.

Y, ¿en cuanto a materiales?

Es una zona árida, no hay mucho verde ni árboles. Entonces utilizamos materiales muy específicos del lugar que surgen de una búsqueda de sostenibilidad, de lo que hay acá: piedra, roca, piedra bola, arena, ripios, hasta el cemento y hormigón armado, ya que hay importantes cementeras en la provincia.

Premios
  • Premios Edificar

  • Premios Clarín

  • Premio Konex 2012 en arquitectura

  • Red Edificar

  • Red Global Great Wine Capitals of the World

Hacé tu consulta

Nombre

E-Mail

Teléfono

Consulta