Estudios  |  Miami

GZI Real Estate

Asesoramiento clave para realizar operaciones exitosas

Bien podría decirse que la meca del Real Estate en el continente es hoy esta ciudad del estado de Florida, EE UU. Analizar y brindar soluciones ante el gigantesco escenario que allí se despliega es la misión de GZI Real Estate Sales & Marketing. La voz de su hacedor, Pablo Buttice; hijo de aquel gran arquero de San Lorenzo y de la selección argentina.

Los ejemplos abundan. Si se trata de inversiones inmobiliarias en el sur de la Florida, existe una nutrida gama de propiedades que abarcan desde condominios frente al mar en South Beach o junto a las playas de Miami, hasta casas en Coral Gables y rascacielos en el núcleo urbano y en la zona financiera de Brickell, pero también complejos edilicios de distintas tipologías y usos en Downtown Miami. Y si a esta multiplicidad se suma el hecho de que más del 60% del volumen de ventas de Real Estate en Miami corresponde a inversionistas extranjeros de países de Sudamérica, nada como contar con una voz seria y profesional, que también hable nuestro mismo idioma (en el amplio sentido del concepto), siendo, a su vez, que lógicamente no son pocos los argentinos que están o van a estar en este negocio.

Por todas estas situaciones es que cobra significativa importancia la intervención de una empresa con sede en Bal Harbour y próximamente en Buenos Aires, como GZI Real Estate, la cual se especializa en asesorar a compradores internacionales, especialmente de Latinoamérica. “Tenemos afinidad cultural con nuestros clientes y nuestra lengua madre es el español. Lo que nosotros les ofrecemos es nuestra experiencia y conocimiento en materia de inversiones inmobiliarias internacionales en Miami”. Estas palabras corresponden a Pablo Buttice, cofundador y socio de la firma, con quien Bricks mantuvo un encuentro sumamente esclarecedor.

¿Cuál es el estado de situación actual del mercado inmobiliario de condos en Miami?

Todos aquellos que compraron unidades de lujo en pozo de unos años atrás a hoy se encuentran en un mercado comprador, con lo cual las posibilidades de reventas con ganancias abundantes son pocas. Por otro lado, el inventario ha crecido significativamente poniendo a las rentas contra la pared; los alquileres han bajado un poco dejando las tasas de retorno en la inversión un poco ajustadas. Todo esto significa que la liquidez de clientes de Sudamérica para compra se ha reducido, con lo cual el tiempo pasa a ser una variable muy importante.

¿Qué ideas tienen ustedes ante este panorama tan complejo?

Nuestra idea es buscar soluciones prácticas y creativas que ayuden a la gente. No vendemos “buzones” incentivados por altas comisiones de desarrolladores; nosotros nos caracterizamos por redefinirnos en los diferentes escenarios y mercados. Creemos que cada cliente tiene diferentes objetivos y si no los conoce, lo ayudamos a identificarlos. La especulación y el “tocar de oído” se tornan peligrosos cuando hablamos de montos importantes de dinero.

¿Cuáles serían esas soluciones?

Los condos de lujo son una buena opción para “estacionar” dinero, pero los tiempos a partir de allí son lentos; recordemos que los ciclos inmobiliarios no son como los papeles financieros en cuanto a tiempos. Los bancos hoy también necesitan clientes con lo cual las líneas de crédito son una buena opción para comprar más propiedad y diversificar. Otra opción que usamos bastante es intercambiar inventario entre Sudamérica y Miami. Tomamos más riesgos en Sudamérica con potencialidad de mayor ganancia contra la lenta movilidad que hay hoy en Miami. Un buen ejemplo podría ser nuestro join venture con Nord developers al mando de Martín Racca y su desarrollo en Nordelta llamado Flumine y la conversion de viejos multifamily en 6 Townhouses a metros de la playa en Miami Beach como modelo de negocio.

Sería una manera de balancear rentabilidad y apreciación, dos avenidas principales en el corto tiempo y que rara vez van paralelas.

Efectivamente. Una produce retornos más interesantes a bajos costos y la otra produce un margen importante a un alto costo. Los condominios de lujo constituirían la opción de apreciación mientras que los multifamily* serían la de rentabilidad. Los primeros suponen expensas altas mientras que los multifamily no las tienen. En una las decisiones son muy limitadas, mientras que en la otra son ilimitadas pudiendo hasta demoler y construir nuevas unidades.

Para concluir, ¿este es un buen momento para vender “mi” apartamento en Miami?

Depende mucho de cuándo y a cuánto se compró. Si analizamos el último ciclo de cinco años, lo más probable es que para salir de la inversión se pierda plata. De todas maneras, no creemos en esperar… Los costos de oportunidad son rápidos y puntuales, y la liquidez en mano en un mercado comprador “hace la diferencia”. Si en este proceso de tiempo no acumula beneficios, es mejor vender y pasar a otro producto.

Pablo Buttice

Porteño, directo y sin vueltas. En 1992 se graduó como licenciado en Administración de Turismo y Hotelería en la Universidad de El Salvador. En sus primeros pasos en el mundo de los negocios dirigió varios restaurantes en Las Leñas y en Pinamar. Una de sus pasiones es la planificación urbana que utiliza a la hora de analizar escenarios inmobiliarios con proyección exitosa. Una vez en Miami, allá por el año 2000, comenzó a trabajar en Luxury Construction y Stone Business, para luego fundar GZI Real Estate.

Hacé tu consulta

Nombre

E-Mail

Teléfono

Consulta