Estudios  | 

Liliana Font

Arquitectas

Especialista en arquitectura en espacios de salud, esta profesional encabeza desde el estudio que integra, AFS Arquitectos, los mas desafiantes proyectos. Un repaso de los últimos emprendimientos.    

Hace más de 40 años, nació el estudio Alvarado Font Sartorio, hoy AFS Arquitectos, el cual tiene a Liliana Font como a una de sus popes. Ella, junto a sus socios, son pioneros en el segmento de la disciplina que se encarga de la construcción de espacios de salud desde una óptica moderna y contemporánea.

La misión que continúa por estos días es proyectar hospitales, sanatorios, salas de salud y consultorios entre otros edificios literalmente vitales para las sociedades de hoy. Una alta responsabilidad que se fundamenta en pautas de diseño en permanente actualización.

Cuatro emblemas

En cada iniciativa, Font tiene en cuenta las particularidades de la materia sanitaria, así como los avances tecnológicos, y los usos y costumbres (desarrollo sustentable, por caso) que se consideran a la hora de  brindar servicios sanitarios de gran prestación. Esto incluye también la generación de espacios de espera amigables.

Para comprender mejor de qué se trata la arquitectura para la salud, resulta oportuno abordar los proyectos que encara AFS Arquitectos en el presente.

En primer lugar, el nuevo cuerpo de 11000 m2 del Hospital Alemán, por construirse en la esquina de Avenida Pueyrredón y Juncal, C.A.B.A. “Se trata de un diseño que tiene en cuenta, especialmente, la actualización tecnológica de importantes sectores del Hospital incorporando una nueva planta quirúrgica, 16 boxes de unidad coronaria, hospital de día e internación”, explicó Liliana Font. Asimismo, la arquitecta señaló que con el fin de integrar y completar la trama circulatoria, se puso en valor el jardín interior, con la incorporación de una cafetería y un auditorio.

Construcciones Saludables

El estudio fue responsable del diseño del Sanatorio Finochietto ubicado también en la Ciudad de Buenos Aires. Inaugurado en 2013, el edificio de esta institución abarca 18000 m2. Con sus 180 camas, la nueva infraestructura establece: “Un aporte amigable al entorno urbano de la ciudad mediante la utilización de parasoles y fachadas ventiladas en sus frentes, que se complementan especialmente con estrategias de ahorro energético, para convertirse en uno de los primeros hospitales verdes del país”, destacó Font.

A su vez, el proyecto se basó en una propuesta de atención de salud humanizada centrada en el paciente. Sin dudas, este sanatorio es un modelo en proceso de expansión, como lo confirma el proyecto de ampliación que incorporará 11600 m2 y 122 camas de internación.

“En este desarrollo complementario, se plantea una volumetría compacta en la esquina de Av. Cordoba y Boulogne colaborando con la contextualización urbana de la zona y aportando jardines y terrazas verdes hacia donde se vuelcan las visuales de las habitaciones de internación”, subrayó la especialista.

Otro ejemplo de la importancia del diseño aplicado a la calidad de la atención médica integral lo constituye  el Sanatorio Anchorena, en el Partido de San Martín, cuyo edificio principal fue inaugurado recientemente.

Sobre este proyecto, Font enunció: “Contribuye a la revitalización de un área suburbana en transformación”. Así, en una manzana libre, alrededor de un espacio verde central en el que se preservaron especies arbóreas autóctonas, se organizaron el cuerpo principal con ingresos diferenciados del público y los técnicos, y el centro de consultorios externos.

Ahondó la arquitecta: “El hall principal en triple altura, diáfano y funcional, alberga y distribuye el movimiento del público orientando al paciente en su trayecto a las áreas de guardia, diagnóstico, cirugía y admisión de internación”.

El estudio adapta sus proyectos a las particularidades sociales e idiosincráticas de cada zona. Un buen ejemplo de ello es el Hospital Privado de Tucumán, proyecto en desarrollo que ocupará 6 hectáreas en las afueras de la ciudad de Tucumán y constituirá un polo científico-médico de alta complejidad. El encargo comprende el edificio principal.“Diseñamos este nuevo hospital como un organismo que irá creciendo con el tiempo, según criterios de excelencia en la atención de salud, confort del usuario y sustentabilidad ambiental”.

Vigencia

Asesora académica de los cursos de especialización en Arquitectura para la salud, FADU, UBA, y docente en los cursos de la Asociación Argentina de Arquitectura e Ingeniería Hospitalaria (AADAIH), Liliana Font continúa encarando proyectos con el rigor y el talento que son marca registrada del estudio. La salud impone un estilo sobresaliente en muchos aspectos.