Interiorismo  | 

Fabio Novembre

Disegno di alto impatto visuale

En el año 1550, Giorgio Vasari publicaba su primera edición de Las vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos inaugurando el primer género sobre biografía de artistas. Allí, en ese texto primordial de la historia del arte, Vasari no solo acuñó el término Renacimiento para referirse a las relecturas de las artes clásicas, sino que además popularizó la palabra Disegno.

Este último término, para el célebre arquitecto y escritor, fue el sostén de toda buena obra de arte que se digne de serlo. Es por ello que en su libro no dudó en agrupar los oficios de la arquitectura, la pintura y la escultura con el título de “artes del Disegno”. Ahora bien, ese Disegno no solo concernía a la superación del dibujo, sino también a la preciada habilidad en los artistas de poder imitar las cosas más bellas de la naturaleza: principal objetivo del arte en el Renacimiento. Pero con el tiempo, las cosas han cambiado, y mucho. Aún así la maestría y la habilidad son formas de la creación estética que en la actualidad se han resignificado. Hoy, no las llamamos más “don” o “talento innato”, pero sí sabemos percibirlas con el mote de creatividad, imaginación o seducción.

Comenzar hablando sobre las concepciones del arte en la Italia del 1500 para luego exponer la multifacética carrera del arquitecto y diseñador italiano Fabio Novembre, en una apretada síntesis, tiene por cometido evidenciar justamente ese cambio en la percepción del arte y en su función. Por supuesto, Novembre no imita: crea imaginando y seduce con su obra. Sin embargo, si hubiera vivido en la Italia de Vasari es más que seguro que su biografía hubiese encabezado la lista de Las Vidas...

Seducir creando

En la biografía del site de Novembre, se lee una línea que dice: “Me dejé llevar por el viento, convencido de que soy capaz de seducir todo lo que me rodea”. Quizás sea esta frase el principio que ordene la constante fluidez de su producción visual. Desde el diseño interior de una tienda de calzados en Roma, pasando por una instalación con mordaces citas a la historia del arte, el montaje mas extravagante que se pueda imaginar de una muestra fotográfica y hasta una mesa de 171 patas creada para la casa de diseño Cappellini, se escribe un relato de seducción y de alto impacto visual. Aquí los detalles de cada proyecto.

STUART WEITZMAN store 2006

Si existe una poética que pueda identificarse en la vasta producción de este genial arquitecto y su estudio es, sin dudas, la idea del movimiento. En Novembre los materiales escapan de su contexto convencional adoptando formas que se llenan de escorzos y caprichos que engañan la vista. Como si se tratase de casualidades, o accidentes del terreno, sus materiales adquieren vida propia.

Esta particularidad del movimiento se halla fuertemente representada en esta tienda de calzado de autor recorriendo todos sus rincones como cintas de papel. He aquí precisamente el punto de partida para su diseño: la tienda, en su totalidad, es una complicada caja de zapatos cuya cinta de regalo, ad infinitum, corre a lo largo de todo el espacio, funcionando, por momentos, como estante para los zapatos.

 

MILANO CREATIVE CITY  instalación 2010

Expuesta en la ciudad de Shangai, esta instalación es todo un reto a la imaginación, a la vez que un cuidado homenaje a grandes artistas en la historia. Por empezar, podemos ver a un performer que corre sobre una cinta vestido con un conjunto deportivo de la diseñadora Miuccia Prada. Detrás, un cyborg, que recuerda a los robots mecha de la animación japonesa (al estilo Mazinger Z), persigue al actor. A la vez, esta figura es una réplica de Formas únicas de continuidad en el espacio, escultura de Boccioni, uno de los principales exponentes del futurismo. Luego, el horizonte del actor que corre no es otra cosa que la obra Concepto espacial del artista argentino Lucio Fontana. Y eso no es todo. Irónicamente, a través de este corte en el espacio, se puede apreciar un relieve con las formas de La última cena de Leonardo.

Finalmente, toda la instalación hace alusión a la forma y a los colores de la bandera de Milán, ciudad en la que Novembre cursó su instrucción y fundó su estudio de arquitectura.

STEVE MCCURRY montaje 2011

La variedad de Novembre llega incluso al área del montaje museográfico. En este caso, se le solicitó el armado de una muestra de fotografías de Steve Mccurry para el Museo Macro Testaccio de Roma. Un conjunto de 21 jaulas hacen de soporte a las fotos expuestas. El espacio se quiebra y nada es lo que parece. Sin dudas, lo que hubiera sido una muestra usual de fotoperiodismo, a partir del diseño de Novembre, se ha convertido en un verdadero desafío para el ojo humano, que acompaña los sentimientos de cada fotografía con el valor agregado de su exposición.

Movimiento, impacto, creatividad. De más está decir que todo producto que lleve la firma de Novembre está destinado a sorprender y a perdurar en la memoria colectiva. Quizás —y hablando de exposiciones— sea ya tiempo de recibir a este artista del Disegno y a su equipo en la Argentina para que presente sus proyectos en el marco de una muestra retrospectiva. Desde aquí las puertas están abiertas.