Interiorismo  | 

Gian Décolle

Luz ante todo

Apasionada por el diseño de interiores, Gianella Bonomo es el alma de una marca de objetos de diseño exclusivos que deslumbran por encanto y funcionalidad.

Con mucho esfuerzo y talento, pero casi sin darse cuenta, como suele acontecer entre los jóvenes emprendedores, Gianella Bonomo (29) se consolida en el ámbito de los diseños de objetos para interiores con propuestas únicas, que entre otras características seducen por estar elaboradas de manera artesanal con materiales como hierro, mármol, piedras, madera y vidrio. Y si bien Gian Décolle se dio a conocer por las luminarias, ahora ha sumado muebles y objetos de deco como espejos, bandejas y mesas, también de gran calidad.

Todo nació, casualmente, casi como un hobby. Ella misma lo relató: “Mientras terminaba la carrera de licenciatura en arte, fui reforzando cada vez más mi pasión por el diseño de interiores. Entre la curiosidad, la experiencia de viajes por el mundo y la formación universitaria, desarrollé paulatinamente una mirada que me permitía proyectar y reimaginar en mi cabeza, con mucha precisión, el diseño y la estética de cada espacio. Empecé a hacer cursos relacionados con la decoración: tapicería, restauración de muebles, recuperación de marcos franceses antiguos y proyectos de iluminación. Eso de entrar en un lugar e inmediatamente imaginar, potenciar y reinventar su diseño, de alguna manera se convirtió en mi don”.

Despegar

Luego llegó el tiempo de asentarse, cristalizar ideas, encontrar disparadores, enfocar energías. “Todo el mundo piensa que Décolle viene de ‘decoración’, pero en realidad, en francés significa ‘despegar’. Ese momento inicial para mí significó arriesgar y apostar por mi independencia, por mi sueño, por mi despegue”, explicó.

¿Cómo comenzaste a concretar ese anhelo?

Después de barajar algunas alternativas, me instalé en un puesto en una feria de diseño en Palermo Soho. Durante tres años, ese fue mi segundo hogar. La exposición y el flujo de gente era potente y así, de a poco, la marca fue ganando reconocimiento y también encontrando su identidad. Crecí probando distintas combinaciones de diseño, afirmando el camino hacia el que quería fluir, que convergió principalmente en la elaboración de luminarias, más otros objetos de decoración. Además, encontré mi diferencial, porque entendí que mi producto estaba abocado a algo especial: que cada cliente pueda jugar y crear con el objeto tanto como lo hacía yo.

Hacés objetos, pero también proponés experiencias.

Claro, porque para las lámparas de Gian Décolle podés elegir todas las variables: desde el color del metal, el género de la tela, el tono de la cerámica, mezclar texturas como el vidrio, el hierro o la madera. Todo el trabajo es artesanal, porque hay más gente trabajando detrás: herreros, carpinteros, ceramistas, pantallistas, etc. El cliente puede realmente crear un producto único e irrepetible.

¿En qué notas que te profesionalizaste, mirándote a vos misma en relación con tus inicios con la marca?

En que pude explayarme como diseñadora, al trabajar junto a estudios de arquitectura en refacciones de departamentos, proyectos de interiorismo, ambientación de oficinas y locales. Hoy sé que el cliente que me contrata no espera de mí algo convencional. Mi proceso creativo no pasa tanto por dibujar o graficar, sino que más bien está en el relato y en la proyección de ideas a partir de un sondeo con ojo escrupuloso y escucha activa. Cada espacio es un lienzo personal sobre el que me permiten jugar y crear.

Actualmente, Gian Décolle está presente en varias provincias con ventas online (“tardamos como máximo 15 días en entregar desde el momento de compra”), siendo su mayor exposición a través de las redes sociales. Para responder a la demanda, Gianella cuenta con colaboradores para el proceso de ensamblado. Y va por más: “También participo en proyectos de desarrollo con arquitectos y estudios de diseño haciendo interiorismos para empresas, oficinas, locales, etc. A su vez, este año también nos asociamos con un diseñador industrial para un proyecto de diseño de muebles”. Así y todo, sabe que no se trata solo de diseños. “Cada experiencia me guía y me ayuda a crecer y a forjarme como persona y profesional. Estoy profundamente agradecida con el universo por poder vivir de lo que me apasiona”.

Hacé tu consulta

Nombre

E-Mail

Teléfono

Consulta