Interiorismo  | 

Salone Milano 2019

La cita mundial del diseño y del interiorismo

Nacido en 1961 como vehículo para promover las exportaciones italianas de muebles y accesorios, el Salone Internazionale del Mobile es desde hace décadas la referencia mundial para el sector de muebles y diseño. Los destacados de la reciente edición.

Las tendencias, las modas, los diseños, las tonalidades y las texturas en boga, la tecnología aplicada al diseño en su máxima expresión. Aquello que se consagra en los espacios arquitectónicos de todo el mundo y que resulta cada vez más efímero y difícil de asir y alcanzar, parece dejar de lado sus secretos cada mes de abril en Italia, en Milán más precisamente. Allí convergen los mejores exponentes del interiorismo y del diseño de muebles de todo el mundo, como sucedió entre el 9 y el 14 del mencionado mes cuando tuvo lugar la 58 edición del Salone Internazionale del Mobile.

Una sensata manera de abordar el gigantesco encuentro seguramente sea a partir de lo que dice de sí mismo desde su propia configuración en salones que sirven para enfocar la atención ante un panorama tan amplio como dinámico.

Desde 2015 Workplace 3.0 es el espacio dentro de la gran muestra donde convergen las nuevas narrativas y los formatos relacionados con el modo de trabajo actual; cada vez más vinculado con la movilidad espacial y los beneficios de la tecnología de punta. Un total de 53 empresas expositoras mostraron su mejor aporte en relación con la interacción profesional y el compromiso con otras actividades cotidianas. Desde mobiliarios para oficinas ejecutivas de distintos rubros (bancario, seguros, salud, etc.) hasta estanterías móviles en todo tipo de materiales, o mobiliarios para salas de conferencias, bibliotecas y colegios. También estuvieron las propuestas en instalaciones para lugares de espectáculos artísticos y deportivos. Y, por supuesto, una gama inmejorable de sillas y sillones para oficinas y dependencias administrativas, así como muebles de recepción y hasta propuestas de home office de acuerdo con los nuevos requisitios de diseño para “habitar” el espacio de trabajo.

Si de vanguardia se trata, S. Project cobró forma de área multidimensional con las propuestas más desafiantes y vanguardistas. Con un originalísimo formato de exhibición fluido y transversal, dedicado a los productos de diseño y soluciones decorativas y de diseño de interiores, S. Project supuso como enfoque una selección heterogénea de apuestas estéticas. Una manera original de apreciar en contexto los productos del mundo, desde revestimientos, tejidos y objetos relacionados con la iluminación hasta soluciones acústicas.

Con respecto a la iluminación, la máxima expresión del mercado mundial en este ámbito se congregó en Euroluce. Este salón forma parte de la muestra cada dos años y permite que los principales jugadores decanten ideas e innovaciones en el tiempo adecuado. En esta oportunidad, el encuentro se destacó por atravesar todos los aspectos de una iluminación cada vez más integrada e inteligente, sea para interiores como para exteriores. Más de cuatrocientos expositores de todo el mundo dieron cuenta de lo último en dispositivos para todo tipo de uso: residencial, comercial, corporativo, industrial, y lo más destacado en software de aplicaciones para iluminación. Si se trata de productos, se incluyó desde iluminación para monumentos, fuentes y suelo, hasta dispositivos de energía solar y sistemas de fibra óptica y LED.

La apuesta por lo exclusivo estuvo concentrada en el salón XLux, dedicada al lujo atemporal, pero releído en clave contemporánea. Los visitantes pudieron disfrutar gamas de productos de distintos rubros, los cuales combinaban calidad y tecnología bajo la impronta de las máximas expresiones en creatividad.

Los detalles a veces dan identidad y carácter a un espacio. Para comprobarlo, el Salón Complementos, con una estimulante muestra de los más variados accesorios en decoración a cargo de más de 200 selectos expositores, presentó objetos de estilo y piezas decorativas. Relojes, percheros y almohadones, grabados, serigrafías, alfombras; objetos de mármol, metal o plástico; o la gama más increíble en textiles para el hogar.

Lo que viene, el estímulo al espíritu joven e independiente, estuvo realzado en el Salón Satélite, al que puede considerarse como un evento internacional en el mundo del diseño. Desde 2010 allí se concentran las propuestas más destacadas de los mejores diseñadores sub-35. Un escenario que la industria y el mercado miran con lupa para dar con los talentos más prometedores.

Sin dudas, en cada espacio, las claves para decodificar lo que se impone y lo que se viene. Qué hay detrás de los tonos pasteles o salmones; qué nos dicen los objetos en verde, celeste o azul; cuál es la intencionalidad geométrica de los nuevos mobiliarios; a qué apelan las líneas simples en diseño o de qué manera se da la reconfiguración de lenguajes estéticos como los del 20 y 60; qué hacer con los nuevos usos y diseños en mármol, o qué con el rescate de textiles como el terciopelo o las múltiples variantes en madera cada vez más clara; qué nos sigue diciendo el estilo escandinavo o qué novedad tienen para deslumbrarnos los estampados selváticos… A no pensar que en este salón se cierran las búsquedas, todo lo contrario, allí se abren, con vigor, nuevas perspectivas.