Tecnología  | 

Bim

Tecnología verdaderamente aplicada

La proliferación de los programas BIM (Building Information Modelling) no asegura el éxito en todas las etapas de un desarrollo de Real Estate. Se hace necesario establecer desde el vamos protocolos y pliegos de especificación para seguir hasta el final.

La tecnología nació para mejorar la vida, ni más ni menos. Eso significa muchas cosas en muchos ámbitos. En construcción es sinónimo de agilización y dinámica en los procedimientos, así como eficacia en cada etapa teniendo en cuenta un resultado final y considerando la incidencia de cada acción respecto de un todo en donde confluyen diversos factores.

Pasar por alto estas consideraciones ha tenido como consecuencia, en los últimos años, enormes fracasos en muchas implementaciones BIM de todos los tamaños; y tanto en obras públicas como privadas. Podemos afirmar que el motivo principal fue no disponer de un set de especificaciones técnicas que definan claramente “cómo debe ser el modelo BIM” y cuáles son los requisitos necesarios como para que esta tecnología sea todo lo útil y rentable que nosotros esperamos de ella.

Esta situación fue tema de debate en el European BIM Summit – Barcelona 2018, que en marzo reunió a los principales referentes de todo el mundo en la materia. Allí se puso foco en la creciente necesidad de que los proyectos, sea cual fuere su escala, cuenten con protocolos y pliegos de especificación técnica BIM. Dichos protocolos deben atender una serie de situaciones de relevancia, entre los que se destacan dos.

Lo primero y más importante es que el modelo BIM debe acompañar al proyecto a lo largo de toda su vida útil; esto es, desde la instancia de desarrollo hasta la de mantenimiento pasando por las de licitación, construcción, seguimiento, aprovisionamiento, gerenciamiento y comercialización. Este protocolo evita desandar caminos, rehacer el modelo, tener que dar excusas en alguna etapa determinada.

Quienes consideran que esto no es posible o que no es económicamente rentable deberán tener en cuenta que un protocolo no requiere más de un 5% de trabajo adicional respecto de no pensarlo. Y que por el contrario, si se lo pasa por alto, habrá una incidencia en el Owner o inversionista, que es quien indefectiblemente deberá afrontar el enorme gasto de dinero y tiempo de tener que rehacer el 100% del modelo, una y otra vez en cada nueva instancia.

En segundo lugar, se hace necesario que el protocolo establezca una estructura de datos del modelo; que tiene que ver con la forma de dividirlo, organizarlo, alojarlo y ponerlo a disposición del mundo. De esta manera, se hace factible, nube (¡gratuita!) mediante, definir claramente flujos de trabajo que aseguren en cada instancia que todos los actores dispongan de la información online, siempre actualizada y sin versionado. Se involucra así a un equipo multidisciplinario, que trabaja en forma sincronizada y colaborativa sobre un proyecto único con distintos sets de documentaciones y cómputos para distintas áreas. Se facultan respuestas automáticas e instantáneas ante cualquier cambio o contingencia.

Lo dicho precedentemente habla de un concepto sistémico que impone trabajar sobre una visión macro de los procesos de comunicación entre los actores involucrados. Cada uno tiene alcances y responsabilidades definidas a partir de procesos establecidos con sus Input y Output, fuentes de información, metodologías y distintas formas de contratos pertinentes.

Sin dudas incluir estos protocolos en las contrataciones de modelos BIM es sinónimo de un negocio mucho más estratégico, seguro, medible y trazable. Y, por consiguiente, rentable. De ahí que estos requerimientos ya no sean exclusividad de los estudios de arquitectura o de las constructoras, sino que involucran a propietarios, Owners y comitentes en general, quienes hoy cuentan con BIM Managers; que no son otra cosa que sets de protocolos para proyectos como nunca antes habían sido desarrollados, y que seguramente van a perdurar por mucho tiempo.

Miller&Co

Fabián Calcagno es director de Miller&Co, una empresa que desarrolla sistemas BIM a partir de procesos de implementación y de protocolos “con potencial para cambiar radicalmente la manera en la que el trabajo puede realizarse, afectando las formas tradicionales de documentar, controlar, coordinar y comunicar y, fundamentalmente, poniendo información justo allí donde se la necesita”. Para brindar con eficiencia este servicio a distintos tipos de proyectos de Real Estate, la empresa se pone a disposición “global” para responder consultas sobre cada una de las cláusulas y explicar “cómo se vería fuertemente afectado el resultado” frente a cualquier cambio o supresión.

7D

Los nuevos sets de protocolo nacen para interactuar con la nube asegurando el flujo BIM dentro de un negocio que hoy el mercado reconoce como 7D. Se trata de las 3D XYZ, de la vinculación de estas con sistemas Project (4D), además de la vinculación del modelo con sistemas de costos (5D) y su relación con herramientas de sustentabilidad (6D); y, por último, la gran vedette económica de esta metodología que es la vinculación con sistemas de Mantenimiento o Facility Management (7D).

Hacé tu consulta

Nombre

E-Mail

Teléfono

Consulta