Tecnología  | 

El ojo del halcón

Prosegur, a la vanguardia de la seguridad

El sistema de seguridad que jerarquiza los emprendimientos inmobiliarios.

Son muchos los temas para tener en cuenta antes de la construcción de una propiedad, y uno, no menos importante, es brindar un entorno seguro y confiable para sus futuros habitantes. Siguiendo el fenómeno de “Internet de las cosas” como nuevo paradigma en el hogar y la aplicación real de la domótica en los espacios residenciales, el servicio El Ojo del Halcón de Prosegur brinda un valor agregado a la hora de pensar en un edificio inteligente.

El Ojo del Halcón es un sistema de seguridad, ideado en la Argentina, con el objetivo de resolver la problemática de “entraderas” y robos en edificios de viviendas y oficinas. Tecnología y reducción de costos al servicio de la calidad de vida. Pero ¿cómo funciona este innovador servicio? Para responderlo, entrevistamos a Carla Egitto, Gerente de Marketing de Prosegur Alarmas.

El Ojo del Halcón se compone de un dispositivo de seguridad situado en el acceso principal del edificio que permite la comunicación de los vecinos con un vigilador que está ubicado en la Central Receptora de Alarmas (CRA) de Prosegur. Desde allí los profesionales encargados de la vigilancia de la propiedad controlan varias cámaras ubicadas en lugares estratégicos, como entrada, garaje, salón de usos múltiples, entre otros. De esta forma, se amplían las capacidades para verificar diferentes zonas y accesos de un edificio de forma constante y en simultáneo.

¿Qué horario tiene el servicio?

Los vigiladores permanecen visibles las 24 horas del día los 365 días del año, lo que favorece una interacción constante con ellos, y lo convierte en un sistema de seguridad invulnerable. Otra de las características importantes de este servicio radica en la protección del vigilador que, al no estar expuesto a ningún tipo de ataque físico, puede presenciar sin ninguna demora cualquier acontecimiento inusual que suceda en el perímetro vigilado.

¿Y qué pasa si observa alguna intrusión?

En caso de detectarse una posible incidencia, mediante una potente sirena y luces estroboscópicas, se disuade al sospechoso y se da alerta a los vecinos. Desde la Central de Monitoreo, se activa un operativo de respuesta que envía a las Fuerzas de Seguridad y avisa a los referentes del lugar.

¿Qué experiencia tuvieron con el servicio hasta ahora?

Afortunadamente, El Ojo del Halcón no solo alertó en casos de inseguridad, sino que también resultó efectivo ante emergencias médicas e incendios. En general hasta ahora, con más de 300 instalados en todo el país, podemos decir que los casos de intrusión se redujeron un 100%. Además, fue útil para minimizar el vandalismo, las pintadas y robos de matafuegos o luces de emergencia.

¿Es verdad que reduce el costo de las expensas?

Sí, esto es importante de resaltar. El servicio reduce el costo de las expensas porque es considerablemente más bajo que contar con el clásico vigilador; y por otra parte, jerarquiza el nivel del edificio dotándolo de mayor valor a la hora de comercializarlo. Se implementa muy rápido y fácil, y no tiene costo de instalación.