Arte  | 

Graciela Scarlatto

Trazos para despegar del suelo

Artista visual y narradora, esta mendocina propone un abordaje plástico al mundo de las ideas y los conceptos. El resultado: un compendio de sensaciones que, paradójicamente o no tanto, invitan a reflexionar sobre nuestro tiempo.

De manera académica, Graciela Scarlatto conoció de cerca el mundo de la filosofía y del derecho, lo que denota una persona con ideas y convicciones; pero su herramienta para expresarse es, definitivamente, el arte. Un registro en el que se muestra cómoda y en el que ha sido reconocida.

Residente desde hace casi veinte años en la siempre agitada y dinámica ciudad de Buenos Aires, de donde emergen muchas de las temáticas de sus obras, Scarlatto hace saber que su acercamiento a las artes plásticas fue absolutamente lúdico. Relató: “Durante la infancia y a partir de la primera caja de pasteles que recibí como regalo, solía dibujar retratos de mi familia y paisajes. Ese abordaje no se interrumpió nunca. Con el tiempo, comencé a frecuentar libros de pintura y a aprender en forma autodidacta de la obra de grandes pastelistas, y participando de talleres con Martín Palottini y con Fernando O’Connor”.

Técnicas y sentidos

Mayormente, pinta al pastel tiza, pero también utiliza otras técnicas de dibujo como los lápices de color, o los marcadores a la acuarela o de alcohol. En tanto, a la hora de autopercibirse desde su obra, no tiene dudas en ubicarse en el escenario del retrato: “Es que este es –expone en el transcurso de la charla– uno de mis ejes de trabajo. Lo he estudiado en profundidad, exige muchísima observación porque el retrato es una representación, una interpretación de la esencia de una persona. Debe captar sobre todo en la mirada, me parece, aquello que como ser humano transmite el modelo. No se trata simplemente de lograr un parecido”. No es casual, entonces, que a la hora de hablar sobre sus artistas preferidos mencione a Caravaggio, Rembradt, Velázquez; y en lo que atañe al pastel, más directamente a artistas como Renoir, Mary Cassatt o Degas.

En su obra, también se percibe el diálogo con una poética. Al mencionarlo se entusiasma: “Para mí esa intencionalidad es indispensable. No siento a la representación como un eje directriz, sino que remito a una visión del mundo y, dentro de esta, a la puesta en escena de un mundo ‘otro’ del que la propia realidad se nutre, afortunadamente, para existir. No es la mimesis lo que prima, sino la poiesis; el acto de poner algo nuevo en el mundo que no importa tanto por su capacidad de representar, sino por su potencialidad de generar universos nuevos de sentido”.

Ciertamente, son ideas, reflexiones las que se descubren en una producción que va realizando mediante series simultáneas que nacen de “temáticas infinitas y disparadores que pueden ir desde un poema hasta una vivencia cotidiana”. Allí está Obsolescencias, como indagación en las consecuencias que la vida gregaria, “expresada por una multitud, puede o no generar en la vida psíquica individual”. O bien Sumergidas, donde explora, desde lo técnico la superficie del agua, y “desde lo temático, la idea de libertad, de dejarse llevar e incluso ‘sostener’ por el medio en el que nos movemos en forma cotidiana escapando de los condicionamientos que propone la sociedad”. También está la serie Mordazas, en la que enfoca la violencia de género “a partir del silencio impuesto a las mujeres que no pueden hablar. Y esto, claro, tratado no en sentido literal, sino metafórico de las condiciones materiales en que las mujeres se han insertado históricamente en la sociedad”. O Retratos, “un estudio de la técnica que propone ejercitar la representación de la mirada como fuente de sentidos que van más allá de la persona retratada”.

Ir por más

Lo suyo no se agota en las series; se trata de cuestionar, decir más allá de los formatos: “Actualmente, también estoy indagando a partir de fotos realizadas con modelo vivo. Pensando sobre todo en captar, en un desnudo, aspectos como el movimiento, el erotismo, la femineidad, la condición de ‘ser mujer’ y lo que ello conlleva”. Inquieta, buscadora y buceadora como tode artista que se precie de tal.

Hacé tu consulta

Nombre

E-Mail

Teléfono

Consulta